dimarts, 3 d’abril de 2018

CLINICAS DE REPRODUCCIÓN ASISTIDA. CÓMO ELEGIR

¿Qué tal las vacaciones? A mi se me han hecho cortísimas :(
Bueno, hoy quiero plantear un dilema al que muchas veces se tienen que enfrentar aquellas personas que deben someterse a un tratamiento de fertilidad, elegir una clínica.
Vamos a meternos en situación, una pareja que ya pasa la treintena y se ha encontrado que deben realizarse alguna técnica de RA, ¿cuales son sus opciones?
Por un lado está la Seguridad Social que como todo tiene sus ventajas y desventajas.
Que conste que soy defensora de la sanidad pública y creo que para las cosas importantes de verdad siempre es la mejor opción. En cuanto a reproducción asistida, pude ver desde dentro que funciona mejor que muchas clínicas privadas y las técnicas empleadas son tan moderna y punteras como la que más, pero tiene una gran pega, los tiempos y las restricciones. Aunque la normativa cambia según la  Comunidad Autónoma, los tiempos de espera son bastante largos en general, llegando a rondar los 5 años, y hay restricciones de edad. Por tanto una pareja con 30 y algo, entre que se hacen las pruebas y entran en lista de espera se pueden encontrar que quedan excluidos del proceso por edad.
La otra alternativa son las clínicas privadas. En España hay clínicas especializadas en RA en el top ten mundial de centros de RA pero claro, esto tiene un coste económico, y no todo el mundo se lo puede permitir.

Si optas por una clínica privada hay diferentes cuestiones que debes tener en cuenta.
Para mi lo más importante es la confianza que me inspire el centro, sus profesionales y por supuesto sus estadísticas de éxito.
La confianza te la va dar la fama que tenga la clínica, si conoces a alguien que te la haya recomendado y sobretodo las sensaciones que te transmita cuando vayas por primera vez. Las estadísticas de éxito las podrás consultar en su web o preguntarlo allí directamente.
Hay muchas clínicas muy buenas, que te atienden muy bien y con estadísticas muy favorables.
Actualmente casi todas las clínicas ofrecen una primera visita médica gratuita. Mi experiencia en este sentido fue muy positiva (excepto en el caso que os contaré después).
Cuando tuve que elegir clínica hice una lista, si me basaba en criterios médicos lo tenía bastante claro pero el factor económico era limitante, por desgracia. Elegí una clínica que me dio mucha confianza desde el principio, no era ese instituto tan famoso cuyos anuncios me enfermaban cada vez que los ponían en la tele, pero tenía también muy buenos resultados. Hubo varias cosas más que me gustaron, las instalaciones eran una pasada y no sólo por lo bonitas, la doctora que nos atendió ya el primer día, además de mostrarse empática y realmente interesada por el caso, nos dio explicaciones muy claras de cual pensaba ella que era el mejor camino a seguir y en qué consistirían las técnicas a realizar, incluso me pautó el tratamiento hormonal a seguir antes de la primera inseminación. Además nos ofrecieron el servicio de psicologia, que recomiendo mucho y para mi fue muy acertado. El presupuesto del tratamiento nos lo dieron en una sobre en recepción antes de marcharnos, de una forma muy respetuosa y casi que quitándole importancia. Nos hicieron unas tarjetas con un pin para acceder a través de la web a un área personal donde gestionar consultas con la doctora, la psicóloga y los pagos. Las veces que fui a esta clínica salí esperanzada, con esa sensación de buen rollito que en esos momentos hacía mucho a mi estado de ánimo.
Aunque ya habíamos tomado una decisión, y incluso nos habíamos visitado un par de veces en la clínica "buena", tuve la maravillosa (modo irónico on) idea de consultar en una cadena de clínicas que estan apareciendo como setas. Esta genial idea se me ocurrió porque consultando su web los precios eran muchisisisismo más bajos que en cualquier otra clínica, y yo, que en esos momentos no pensaba con claridad creí que no perdía nada por ir ya que también prometían una primera visita médica gratuita. Lo que no me gustó:

  • Llegas a la clínica y te encuentras que es una clínica de medicina estética y que la parte de RA está en segundo plano. De hecho, la comercial que me atendió me dijo que compartían espacios con la clínica de estética para que así nadie te vea entrar en una clínica de RA. ¿Perdona? es que es algo malo, de lo que hay que esconderse y mantener en secreto?uy si, mejor que la vecina cotilla piense que me he puesto tetas o botox, en fin...
  • En la primera visita nos atendió una comercial, muy mona ella, pero sin formación médica. La señorita casi que lo primero que hizo fue hablar de presupuestos y ofrecer una serie de servicios que oye, si hacen falta vale, pero sin saber exactamente cual es nuestro caso,pues como que no. Nos dijo que claro, con nuestra edad para que hacer intentos con IA, que mejor ir directamente a FIV y así asegurar el éxito. Afirmar algo así es como decir que es mejor matar a una mosca a cañonazos porque como la bala es más grande seguro que le das, y decir algo así sin formación médica y son haber visto ni un sólo informe nuestro me hace pensar que era un tema de interés económico (una FIV cuesta lo que 3 IAs) que no médico.
  • La presión por pagar el tratamiento ese mismo día, porque la oferta maravillosísima que tenían acababa ese mes y nunca más estaría a ese precio. Ah! y por supuesto con estupendas condiciones de financiación. Me dio la sensación de que me querían encasquetar un producto, como si estuviese comprando una televisión en MediaMarkt aprovechando el Black Friday.
  • Le comenté a la comercial que quería visitarme con la doctora, ya que se suponía que la primera visita era médica y gratuita. Puso mala cara pero me busco hueco en la agenda. La doctora me vovlió a insistir en que mejor FIV y no IA porque éramos un caso difícil. Esta señora contradecía la opinión de la ginecóloga de la seguridad social, de mi ginecóloga de la mútua que me operó y sabía exactamente mis opciones para concebir y de la doctora de la otra clínica.
  • Me dijo que claro que seguramente tenía endometriosis no diagnosticada, que fuese a la consulta de su amiga la doctora nosequé que era experta en endometriosis. Cuando le dije que dudaba mucho tener endometriosis porque me habían operado hacía un año de miomas y que mi ginecóloga era de mi total confianza y acababa de hacerme una revisión y no había visto nada, le molestó y dijo que claro, que mi ginecóloga no era experta. Sin comentarios lo de poner en duda a una colega

  • Me hizo una ecografía que me dolió como nunca me había dolido una eco y ahí estaban dos bultitos en mi endometrio. Su sonrisa triunfal y su mira mira lo que te decía, fue un poema. A mi la verdad que me parecieron embriones pero al no ser ginecóloga me cagué un poco en todo.
  • Nuevamente me volvió a ofrecer vitrificación de óvulos, congelación de embriones y demás técnicas que son buenísimas pero cuando hacen falta.
  • Como obviamente había que pensárselo, a la semana empezaron las llamaditas para presionar porque claro, se acababa la oferta que me habían hecho.
La cuestión es que salí superdesanimada, cuando ya tenía las cosas claras y el itinerario a seguir éstos me planteaban otra forma de hacerlo y sobretodo resultaba que tenía endometriosis...horror!!!!!Pasados unos dias recapacité y decidí pasar de esta clínica, no me cuadraban ni las formas ni el modo de actuar. No me faltaba razón, las endometriosis que diagnosticó esa señora no eran lesiones de endometriosis sino embriones, ya estaba embarazada y esa señora fue incapaz de darse cuenta.
En resumidas cuentas, para elegir una clínica debes sentirte a gusto y confiada en ella, que tenga buenas estadísticas de éxito. Desconfía de clínicas que son una cadena y han aparecido como setas en pueblos y ciudades, que creen que debes esconderte porque necesitas RA, que tienen un afán claramente comercial y no de servicio sanitario.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada